De la mente de Alberto Córdova


DESCRIPCION DE LOS MALOS HABITOS ALIMENTICIOS
diciembre 14, 2009, 11:49 pm
Filed under: LOS MALOS HABITOS ALIMENTICIOS

DESCRIPCION DE LOS MALOS HABITOS ALIMENTICIOS
¿CUANTA AZÚCAR ME TOMO EN CADA REFRESCO?

Siempre ha habido controversia sobre los refrescos y su consumo durante los periodos en los que estamos a dieta.
En verdad no encontraremos ninguna dieta en la que se nos permita consumir refrescos de manera habitual y sin que ello suponga un peligro para nuestra lucha por perder unos kilos.
Por un lado está el problema de los gases que estos nos aportan, que nos hinchan y nos dificultan el que realicemos los ejercicios correctamente.
Además, estos crean una falsa sensación de saciedad que, una vez pasada, lo único que hace es darnos más hambre, rompernos la rutina alimentaria que teníamos establecida y posiblemente provocarnos un atracón a la hora de comer por lo que nuestra intención de beber para quitar el hambre, acaba volviéndose en nuestra contra

Pero no solo eso, sino que además no somos conscientes de la cantidad de azúcar que algunos de ellos tienen.
Por ello, es curioso ver como en esta fotografía, de manera muy clara y explícita se nos informa de cual es la cantidad de azúcar que contiene cada refresco y la verdad es que resulta increíble.
Para que te hagas una idea, cada terrón de azúcar tiene 4 gramos por lo tanto, si sumamos cada uno de éstos gramos por sus terrones correspondientes, podremos saber cuántas calorías ingerimos cada vez que tomamos un refresco de estos.
De todos ellos, quizás el más conocido sea la Coca Cola. La Coca Cola contiene por cada lata de 330 mililitros, aproximadamente 39 gramos de azúcar, lo cual es equivalente a casi 10 terrones de azúcar, por tanto serían aproximadamente unas 150 calorías por refresco. El problema, como casi todos los alimentos viene cuando abusamos de su consumo e intentamos que estos suplanten a otros, tanto por aporte energético como por nutrientes.
Esos hábitos y costumbres del día a día son determinantes en el origen del sobrepeso u obesidad que padecemos.
Los kilos que acumulamos a lo largo de los años, están generados por malos hábitos de vida, que sin darnos cuenta incrementan las posibilidades de padecer muchas enfermedades relacionadas al sobrepeso.

Los malos hábitos
Nombraremos algunos malos hábitos para que sean evitados y cambiados, y así mantener un peso adecuado y un buen estado de salud en general;
• Comenzar la jornada sin desayunar
Gran error de muchas personas, ya que el desayuno es una de las comidas más importantes del día.
Esta primer ingesta es la que nos aporta la energía para afrontar nuestras actividades, luego del ayuno nocturno.
Es más que sabido que aquellas personas que no desayunan, tienen sensación de hambre durante la mañana, cayendo así en picoteos innecesarios, para luego comer al mediodía una comida excesiva y abundante.
Varios estudios han demostrado que la mayoría de los obesos o personas con sobrepeso no desayunan.
Por lo tanto lo mejor es desayunar correctamente incorporando, lácteos, algún tipo de cereal y frutas.
• El picar entre comidas
Este es un mal hábito, que genera siempre aumento de peso, y junto con ello, puede ser el origen de algunos trastornos en la conducta alimentaria, como la bulimia, atracones de ansiedad, etc..
Generalmente los alimentos elegidos suelen ser grasos e hipercalóricos. Raramente se elige algún vegetal o fruta (que sería lo ideal).
Por eso, es siempre conveniente realizar las meriendas, tanto de media mañana y de tarde, ingiriendo alguna fruta o yogur desnatado,
El problema del picoteo, es no controlar el total de los alimentos ingeridos en el día, consumiendo calorías extras con el posterior aumento de peso.
• Saltarse las comidas
Mala costumbre, generalmente relacionada a la nombrada anteriormente.
Al saltarse alguna de las comidas, se cae en el picoteo, o en comer de manera abundante en la próxima comida principal.
Por lo tanto, si lo que se pretende en reducir el peso corporal y mantener un buen estado de salud, aconsejaremos siempre: realizar las 3 comidas diarias, evitando así largos períodos sin comer y la ansiedad que esos ayunos generan.
• Tomar bebidas alcohólicas
Muchas veces tomamos alguna bebida alcohólica para calmar la sed, sin darnos cuenta la cantidad de calorías que ellas nos aportan.
Sus calorías dependen de la graduación alcohólica (gramos de alcohol cada 100cc). Un gramo de alcohol aporta 7 calorías. Por ello, una copa puede llegar a tener tanta energía como cualquier alimento sólido.
Si bien es aconsejable tomar una copa de vino tinto al día por ser antioxidante y beneficioso para la salud cardiovascular, el mejor consejo es ser moderado, evitando los excesos.
Bebida (100 c/c) Calorías
Whisky
238
Brandy o coñac 215
Ginebra, Gin o Vodka
210
Vino blanco dulce media copa
160
Champagne media copa
85
Vino blanco media copa
65-80
Vino tinto media copa
80
Cerveza rubia regular – media copa 47

• Incluir diariamente alimentos ricos en grasas y azúcares
Estos alimentos son en su mayoría hipercalóricos, con alta densidad calórica, en otras palabras, son aquellos que en poco volumen aportan mucha energía.
Por ejemplo, los quesos, embutidos, helados, pasteles, fritos, mayonesas, refrescos
Es importante cambiarlos por frutas o verduras, y así cambiar hábitos. Aunque resulte difícil al comienzo, es necesario hacerlo para no convertir nuestra alimentación en hipercalórica e hipergrasa.
• Comprar alimentos hipercalóricos y que inducen a seguir comiendo (ansiedad)
Este es el caso de snacks, papas fritas, cacahuates, frutos secos fritos y salados, chocolates, bombones, galletas dulces, etc.
Este tipo de alimentos son peligrosos debido a que aumentan el apetito en el momento que se comienza a ingerirlos, y las calorías ingeridas son demasiadas en poco volumen o cantidad.
Lo mejor es evitar su compra y de esta manera al no tenerlos a la vista, evitamos la tentación.
• Comprar y almacenar alimentos o productos innecesarios
El mejor de los consejos en este aspecto es comprar sólo aquello que necesitamos, evitando los caprichos y alimentos extras.
Si almacenamos alimentos en exceso seguramente también comeremos de más, y será difícil escapar de las tentaciones.
En este mismo punto podemos insistir también, en no cocinar de más. De esta manera se evitan las sobras y el picoteo posterior.
“dieta, bajo en calorías o con edulcorantes sintéticos”
La mayoría de las personas cree que si un producto tiene estas características, puede comer mucha cantidad sin que engorde.
Pero esto es una falsa creencia, ya que algunos de ellos sí tienen la mitad de calorías, pero muchos otros tienen cambiado o sustituido alguno de sus nutrientes, pero la cantidad de calorías es igual o superior.
Por lo tanto conviene consumirlos de forma moderada, pero conociendo sus cualidades, energía o calorías y nutrientes, lo cual se logra leyendo bien las etiquetas de composición química o nutricional del envase.
• Tener una vida sedentaria
Pasar muchas horas sentado, frente al televisor, el ordenador o videoconsolas, hace que gastemos muy pocas calorías.
• Contrariamente, lo que se debe hacer, es reforzar la actividad física, es decir practicar algún ejercicio de manera moderada y con regularidad.
Las estadísticas indican que las personas que miran más de dos horas de televisión diarias registran un mayor índice de obesidad.

Conclusión
La forma más adecuada de no originar un sobrepeso u obesidad, es seguir una dieta o alimentación equilibrada, variada, y saludable. Podemos permitirnos algún extra, o concedernos algún capricho muy de vez en cuando para así no obsesionarnos con la báscula o con el peso.
Cambiar hábitos de forma gradual es la mejor alternativa para mantener el peso ideal o saludable.

OBESIDAD O SOBREPESO:
La obesidad se caracteriza por el exceso de grasa en el
organismo y se presenta cuando el índice de masa corporal en el adulto mayor de 25 unidades.
La obesidad no distingue color de piel, edad, nivel socioeconómico, sexo o situación geográfica.
Ahora se sabe que la obesidad está fuertemente relacionada como causal
de otras enfermedades como lo son los padecimientos cardiovasculares,
dermatológicos, gastrointestinales, diabéticos, osteoarticulares, etc.
La obesidad es un exceso de grasa corporal, que por lo general,
se ve acompañada por un incremento del peso del cuerpo.
Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como
la herencia genética; el comportamiento del sistema nervioso, endocrino
y metabólico; y el tipo o estilo de vida que se lleve.
● Mayor ingesta de calorías de las que el cuerpo necesita
● Menor actividad física de la que el cuerpo precisa.

EL SUEÑO DE TODOS ES LLEGAR A SER RICOS
LA PEOR PESADILLA ES LLEGAR A SER GORDOS

LA OBESIDAD ES UN PROBLEMA MUY LIGADO A LA EDUCACIÓN Y AL NIVEL SOCIOECONÓMICO

Una dieta saludable no se encuentra al alcance de todo el mundo, precisamente en aquellos países donde la educación y el nivel socioeconómico es más precario, es donde aparecen más casos de sobrepeso y obesidad.
Podemos poner por ejemplo México, un país en el que se prevé que la obesidad alcance índices alarmantes convirtiéndolo en el país del mundo con la mayor incidencia de obesidad. Así lo muestran los nutricionistas de ese país en un informe elaborado por el Instituto Mexicano de la Seguridad Social.
El poder adquisitivo de la población condiciona la posibilidad de acceder a los alimentos saludables, ya que resultan mucho más caros que el fast food, es habitual que la población mexicana acuda a los establecimientos de comida rápida, que compren snacks o productos poco saludables, comen por precios más reducidos. El Gobierno mexicano estudia diversas posibilidades para luchar contra este futuro tan obeso, algunas de las iniciativas realizadas son la reforma de las leyes para reducir la publicidad del fast food que se emite a través de los medios de comunicación, aunque sinceramente, esta no será nunca una medida eficaz.

Da igual que el fast food no se anuncie, quienes sufren problemas económicos seguirán comprando lo que su bolsillo les permita, no importa que el nivel educativo sea alto o bajo. Solucionar el tema del sobrepeso y la obesidad no pasa exclusivamente por concientizar y educar a la población de lo que resulta más beneficioso para alimentarse, lo necesario es poner los medios que permitan que la alimentación saludable también estén al alcance del colectivo más desfavorecido económicamente.
Precisamente hemos conocido una interesante explicación proporcionada por la jefa de la sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Getafe (Madrid) durante su intervención en el programa de conferencias “Encuentros con la Salud” que se realizó ayer en la Sala de Exposiciones Biblioteca Bidebarrieta Kulturgunea (Bilbao. La experta argumenta las dos razones que indicábamos al principio, las clases sociales más pobres no tienen más remedio que acceder a estas dietas ricas en azúcares y grasas simplemente porque son más baratas y el bajo nivel educativo no permite que estas clases puedan tener una cultura alimentaría adecuada. En las personas con más poder adquisitivo el problema se genera de otro modo, el actual ritmo de vida y la gran cantidad de comidas preparadas que se disfrutan por la falta de tiempo, son la causa principal del aumento del sobrepeso y la obesidad.
Muchas son las iniciativas informativas para subsanar el problema, pero pocas las que permiten el acceso a la alimentación saludable. El sobrepeso y la obesidad se catalogan como la epidemia del siglo XXI, es un gran reto para la sanidad de muchos países que van a ver a corto plazo como aumentan considerablemente los problemas de salud ligados a esta epidemia, diabetes, problemas cardiovasculares, etc., mientras tanto, los cereales, los lácteos, los vegetales, las frutas… siguen subiendo su precio y una nutrición sana comienza a ser inalcanzable.

Hasta 140 anuncios relacionados con el fast food por día captan la atención de los mexicanos, en total vemos unos 47.000 anuncios por año.
Si además sumamos los que se emiten en los demás medios publicitarios, ya sean electrónicos o en papel, la situación se convierte en un verdadero bombardeo publicitario con el que las empresas de fast food logran su cometido, aumentar la venta de sus productos.

Desde luego el panorama no es nada alentador y más teniendo en cuenta que hasta un 25% de los niños mexicanos padecen sobrepeso u obesidad, el escaso ejercicio físico y la alimentación inadecuada son los aspectos responsables de la situación.
Este es un grave problema y la solución pasa por reformar las leyes con el propósito de regular la emisión de este tipo de anuncios.
Esta solución podría ser algo ineficaz si no se realiza conjuntamente una campaña en la que se proporcione la educación alimentaría correspondiente en los colegios, a través de los medios informativos, etc., sin olvidar que los máximos responsables de los niños son sus padres.
No podemos adjudicar toda la responsabilidad al fast food, buena parte de la culpa la tienen las administraciones gubernamentales que han permitido la venta de estos alimentos que predisponen al sobrepeso y la obesidad.

EN 2018 MÉXICO SERÁ EL PAÍS CON MAYOR ÍNDICE DE OBESIDAD DEL MUNDO

Cuando se habla de obesidad, quizá uno de los referentes que acuden a nuestra cabeza sea Estados Unidos, uno de los países con la tasa de obesidad más alta del mundo. Aunque es posible que dentro de diez años la referencia la tomemos de México, según la nutricionista Blanca Esquivel en el año 2018 este país ostentará el récord absoluto de la obesidad mundial.

Hasta un 70% de la población mexicana sufre sobrepeso y obesidad, además, ya es habitual ver a niños de 7 y 8 años con un peso considerable que se asemeja al de un adulto. Según indica esta especialista, la causa principal de la situación es la notable influencia del fast food en general. Curiosamente este país también lucha contra el grave problema de la desnutrición infantil.

En su momento ya indicamos que la pobreza podría ser causa directa de la obesidad, al no poder acceder a los alimentos saludables por ser más caros, la población adquiría los productos relacionados con el fast food.

En nuestra opinión, no se trata de luchar contra el fast food sin antes haber procurado el acceso a los alimentos saludables, de nada servirán las campañas contra la publicidad de la comida rápida como las que indicábamos en el post México sufre un verdadero bombardeo publicitario de fast food. La razón es bastante obvia, el hambre y los escasos recursos obligan a depender de ellos y eso en el mejor de los casos, ya que miles de habitantes no pueden ni acceder a este tipo de alimentación.
Dos graves problemas se ciernen sobre la población mexicana, sobrepeso y obesidad vs hambre y desnutrición, ¿qué puede más?, Veremos si se cumple la predicción de Blanca Esquivel.

Tener una vida sedentaria
Pasar muchas horas sentado, frente al televisor, el ordenador o videoconsolas, hace que gastemos muy pocas calorías. Contrariamente, lo que se debe hacer, es reforzar la actividad física, es decir practicar algún ejercicio de manera moderada y con regularidad.
Las estadísticas indican que las personas que miran más de dos horas de televisión diarias registran un mayor índice de obesidad.
Nutricionalmente hablando cuando hablamos de energía nos referimos al combustible que requiere el organismo para mantener activo el metabolismo y las funciones orgánicas, además de para permitirnos seguir con nuestra actividad diaria. Para medir la energía que nos aportan los alimentos en la dieta, utilizamos las Kilocalorías o Kcal.
Las Kcal. que ingerimos se dedican a cubrir las necesidades de nuestro organismo. Necesidades como la regeneración celular, el metabolismo, la digestión, mantener la temperatura corporal, mantenernos activos, etc. Hemos de tener en cuenta que la energía que consumimos y el cuerpo lo no gasta se almacena generalmente en forma de grasa, en nuestro cuerpo.
La ingesta de Kcal. Debe ser acorde con el gasto de energía de cada individuos es malo ingerir de más, entre otras cosas porque el cuerpo almacena el exceso en forma de grasas. El defecto es igualmente perjudicial, ya que el cuerpo mal alimentado, o poco alimentado, tiende a coger para funcionar combustible de otros tejidos, como el músculo. De manera que en el equilibrio está, sin duda, la solución.
Las necesidades energéticas de cada individuo son diferentes y se basan en, la edad, el sexo, la estructura física, la masa corporal y la actividad física. Por lo tanto cada cual tiene sus propias necesidades y la misma dieta no sirve para todo el mundo.
Para hacernos una idea y dando cifras aproximadas un hombre entre 20 y 50 años requerirá de 2800 a 2900 Kcal.
Diarias una mujer de iguales edades de 2200 a 2300. Claro que no es lo mismo una persona baja y gruesa que otra esbelta, no es igual un albañil que un oficinista que quema mucho menos. Por eso es importante hacer balance.
Los nutrientes que nos abastecen de energía, los cuales forman parte de la composición de los alimentos que consumimos y, con los cuales nos alimentamos, se dividen en dos grandes bloques. Macro nutrientes y Micro nutrientes.
Dentro del grupo de los Macro nutrientes están las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas. De los cuales cada uno aporta a nuestro organismo 4, 4 y 9 Kilocalorías por gramo de nutriente puro, respectivamente.
En el grupo de Micro nutrientes están las vitaminas, los minerales y el agua, todos ellos imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo y, sin embargo, no aportan calorías. Visto esto nos daremos cuenta de la importancia de conocer la composición de los alimentos que ingerimos, así como, controlar las cantidades de ingesta de los mismos.
Otro matiz que hemos de tener en cuenta es que, a pesar de que hay alimentos más calóricos que otros, obviamente, lo que nos engorda no es un alimento en cuestión, sino el peso de todos aquellos que componen nuestra dieta, quiere decir, el conjunto de calorías ingeridas, cuando estas exceden al gasto energético.
Un ejemplo para entenderlo fácilmente. Una persona que consuma solo alimentos bajos en calorías puede, perfectamente, ganar peso, si su actividad física no es la adecuada. Una vez más llegamos a la conclusión de que en el equilibrio está la solución y, en este caso, el equilibrio consiste en adecuar nuestra ingesta diaria con arreglo a nuestra actividad física. Así como organizar nuestra dieta con el fin de que sea lo más equilibrada posible.

LA SALUD NO TIENE PRECIO
Complicaciones orgánicas producidas por la obesidad
En la actualidad está demostrado que el exceso de peso acorta la vida y produce trastornos orgánicos. La duración media de la vida se acorta más cuanto más alto es el peso promedio. Las personas de 40 años excedidas en 20 kilogramos de peso, por ejemplo, viven 10 años menos que personas de igual edad y peso.
La energía es la esencia de la vida misma, las distintas formas de energía son convertibles y estas puede expresarse en distintas unidades.
El cuerpo necesita energía para vivir. Y obtiene esta de los alimentos que ingerimos en cada comida.
Además de energía, el organismo necesita de otros nutrientes como son las vitaminas y los minerales y estos también forman parte de los alimentos. Sin embargo, tanto vitaminas como minerales no hacen un aporte de energía.
Las calorías en los alimentos
En nutrición se emplean normalmente las kilocalorías, aunque también se pueden ver algunas etiquetas de alimentos marcadas
La termodinámica (de donde proviene esta unidad), define la caloría como la cantidad de energía requerida para elevar 1ºC la temperatura de 1 gramo de agua.
En el caso del cuerpo humano, gran consumidor de energía, se utilizan valores grandes y por eso, se aplican Kilocalorías (muchas veces mal llamadas calorías)

Existen 4 elementos que pueden nutrir al cuerpo humano de energía, pero de estos cuatro, solo tres le aportan nutrientes.
Estos son: los carbohidratos, las proteínas y las grasas. El cuarto elemento es el alcohol, que no aporta nutriente alguno excepto energía en la forma de calorías propiamente dicha.
La cantidad de energía que aporta cada uno de estos elementos al cuerpo es de:
• Hidratos de Carbono 4 kilocalorías x gramo
• Proteínas 4 kilocalorías x gramo
• Grasas 9 kilocalorías x gramo
• Alcohol 7 kilocalorías x gramo
Cabe destacar que los gramos de peso de estos componentes químicos, se debe considerar como puro y no directo al peso de un alimento. Todos los alimentos tienen agua, y por tanto su contenido de los tres elementos nutritivos es mixto, no único y no proporcional directo en peso al de estos componentes.
Para mas detalles sirve orientarse observando el contenido de agua de los alimentos.

¿Qué cantidad debemos consumir por día?
La necesidad energética diaria de una persona esta condicionada por su Gasto Energético Total.
Este gasto energético total es función de la suma de su metabolismo basal, el efecto termogénico de los alimentos, el trabajo muscular y el factor de injuria.
Metabolismo basal
El metabolismo basal, es el consumo energético necesario para mantener las funciones vitales y la temperatura corporal del organismo. Su formula es simple: 24 Kcal/kg de peso.
Este valor se ve afectado por otros factores variables, a saber:
La superficie corporal, la masa magra, el sexo, la edad, embarazos (en el caso de las madres), raza, clima, alteraciones hormonales, estados nutricionales actuales, y otros.
Efecto termogénico
El efecto termogénico de los alimentos es el consumo energético que aparece como consecuencia de la digestión de los propios alimentos.
Así la energía utilizada es de un 30% si se ingieren solo proteínas, de un 6% si se ingieren solo hidratos de carbono y de un 14% si se ingieren solo grasas.
Este efecto aumenta con el valor calórico o si aumenta el fraccionamiento de las comidas.
Trabajo muscular o factor de actividad
Es el gasto energético necesario para el desarrollo de las diferentes actividades. En una persona moderadamente activa representa del 15% al 30% de las necesidades totales de la energía
Injuria
Es la energía adicional utilizada por el organismo para tratar enfermedades o problemas. Según la patología que padezca cada individuo, este factor varía según el grado de severidad, extensión o duración del proceso patológico.

Al prepararle la dieta digital, calculamos los valores correspondientes a su consulta.

Tablas referidas a cálculo de índices nutricionales, de alimentación o de estado físico
Tabla de Peso Ideal en metros y kilogramos
La siguiente tabla muestra el peso ideal en kilogramos correspondiente a las alturas indicadas en metros.
El peso ideal de una persona no siempre coincide con su peso deseable, por lo que los valores indicados deben considerarse simplemente como una referencia aproximada. Esto ocurre porque el peso ideal no contempla la edad actual de la persona, periodos que haya permanecido con sobrepeso, hijos que haya tenido (en el caso de las mujeres) y otros factores adicionales relacionados con su cálculo.
Si desea conocer su peso deseable aproximado, puede obtenerlo en forma gratuita completando sus datos en el formulario de nuestra dieta digital.
Mujeres Hombres
Pequeña Mediana Grande Pequeño Mediano Grande
Altura Min. Max. Min. Max. Min. Max. Min. Max. Min. Max. Min. Max.
1.5 45.0 47.2 46.1 50.6 47.2 52.9 45.0 50.2 48.4 55.4 50.6 56.2
1.52 46.2 48.5 47.4 52.0 48.5 54.3 46.2 51.5 49.7 56.9 52.0 57.8
1.54 47.4 49.8 48.6 53.4 49.8 55.7 47.4 52.9 51.0 58.4 53.4 59.3
1.56 48.7 51.1 49.9 54.8 51.1 57.2 48.7 54.3 52.3 59.9 54.8 60.8
1.58 49.9 52.4 51.2 56.2 52.4 58.7 49.9 55.7 53.7 61.5 56.2 62.4
1.6 51.2 53.8 52.5 57.6 53.8 60.2 51.2 57.1 55.0 63.0 57.6 64.0
1.62 52.5 55.1 53.8 59.0 55.1 61.7 52.5 58.5 56.4 64.6 59.0 65.6
1.64 53.8 56.5 55.1 60.5 56.5 63.2 53.8 60.0 57.8 66.2 60.5 67.2
1.66 55.1 57.9 56.5 62.0 57.9 64.8 55.1 61.4 59.2 67.8 62.0 68.9
1.68 56.4 59.3 57.9 63.5 59.3 66.3 56.4 62.9 60.7 69.5 63.5 70.6
1.7 57.8 60.7 59.2 65.0 60.7 67.9 57.8 64.4 62.1 71.2 65.0 72.3
1.72 59.2 62.1 60.6 66.6 62.1 69.5 59.2 66.0 63.6 72.8 66.6 74.0
1.74 60.6 63.6 62.1 68.1 63.6 71.1 60.6 67.5 65.1 74.5 68.1 75.7
1.76 62.0 65.0 63.5 69.7 65.0 72.8 62.0 69.1 66.6 76.3 69.7 77.4
1.78 63.4 66.5 65.0 71.3 66.5 74.5 63.4 70.7 68.1 78.0 71.3 79.2
1.8 64.8 68.0 66.4 72.9 68.0 76.1 64.8 72.3 69.7 79.8 72.9 81.0
1.82 66.2 69.6 67.9 74.5 69.6 77.8 66.2 73.9 71.2 81.6 74.5 82.8
1.84 67.7 71.1 69.4 76.2 71.1 79.6 67.7 75.5 72.8 83.4 76.2 84.6
1.86 69.2 72.7 70.9 77.8 72.7 81.3 69.2 77.1 74.4 85.2 77.8 86.5
1.88 70.7 74.2 72.5 79.5 74.2 83.1 70.7 78.8 76.0 87.0 79.5 88.4
1.9 72.2 75.8 74.0 81.2 75.8 84.8 72.2 80.5 77.6 88.9 81.2 90.3
1.92 73.7 77.4 75.6 82.9 77.4 86.6 73.7 82.2 79.3 90.8 82.9 92.2
1.94 75.3 79.0 77.2 84.7 79.0 88.4 75.3 83.9 80.9 92.7 84.7 94.1
1.96 76.8 80.7 78.8 86.4 80.7 90.3 76.8 85.7 82.6 94.6 86.4 96.0
1.98 78.4 82.3 80.4 88.2 82.3 92.1 78.4 87.4 84.3 96.5 88.2 98.0
2 80.0 84.0 82.0 90.0 84.0 94.0 80.0 89.2 86.0 98.5 90.0 100.0
2.02 81.6 85.7 83.6 91.8 85.7 95.9 81.6 91.0 87.7 100.5 91.8 102.0
2.04 83.2 87.4 85.3 93.6 87.4 97.8 83.2 92.8 89.5 102.5 93.6 104.0
2.06 84.9 89.1 87.0 95.5 89.1 99.7 84.9 94.6 91.2 104.5 95.5 106.1
2.08 86.5 90.9 88.7 97.3 90.9 101.7 86.5 96.5 93.0 106.5 97.3 108.2
Localiza cual es tu estatura y localiza al lado derecho cual es tu peso.

NO INVENTE EL HILO NEGRO. UNA NUTRIOLOGA LE HARA UN
“ TRAJE ALIMENTICIO A LA MEDIDA” a mi me atiende, Karina Campa,
nutkarina@hotmail.com

yo no consumo azúcar, refiero la miel de abajas por estas razones:

No contiene sodio, que es la sal común
1. Es un endulzante que tiene VITAMINAS, MINERALES Y ENZIMAS. Es un alimento energético
2. Contiene POTASIO que evita los calambres
3. HIERRO que aumenta la hemoglobina en la SANGRE
4. FÓSFORO que mantiene la concentración y la atención.
5. CALCIO que evita las fracturas de huesos quebradizos
6. Todas las VITAMINAS DEL COMPLEJO B
7. Anti oxidantes para retardar la vejez prematura
8. Es un suave laxante por sus enzimas.
9. Da color y sabor a los alimentos
10. Mantiene el tono muscular
11. A los deportistas les da una potencia “extra”

El autor de este texto tiene 76 años.
Se que el exceso de peso conduce a la diabetes me hago la prueba de la glucosa
Tengo fibrosis pulmonar desde hace 8 años. He descubierto que las bufandas son muy elegantes y que el aire helado es mi enemigo. Cuando bebo nunca le pongo hielos, solo quina o agua natural
Para cuidar mi salud me vacuno contra la influenza 1 vez al año y cada 5 años contra la neumonía.
Para eliminar de mis arterias los metales pesados me hago una QUELACION endovenosa en que se incluye EDTA. (es algo así como un destapa caños)
Y uso una terapia celular VACUNA ANTI VEJEZ de un producto Alemán llamado REGENERESEN, una vez al año.
Endulzo mis bebidas como el café o el té solo con miel de abejas
¿Cómo concibo al paraíso? Primero estar aquí sano y saber que tengo el tiempo para disfrutar de la vida, yendo al cine, viajando, visitando museos, leyendo un buen libro con música de jazz, jugando domino y poder ahorcarle la mula de seises al contrario y tener de seguir uno de mis hobbies preferidos, escribir artículos y que mis lectores se diviertan igual que yo ¿cuál es tu idea del paraíso?
Si tienes otra idea de cómo es el paraíso, escríbeme dime cual es

Alberto Córdova Cayeros
cordovaboss@yahoo.com.mx




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores