De la mente de Alberto Córdova


PORTANCIA DE LAS VACUNAS EN LA FIBROSIS PULMONAR
enero 28, 2011, 7:33 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

¡vacunate!

¡vacunate!

mojandose con la lluvia

mojandose con la lluvia

ANGELINA DESPEINADA

ANGELINA DESPEINADA

elipe calderon vacunandose

elipe calderon vacunandose

esposa de calderon vacunanadose

esposa de calderon vacunanadose

BANDERA DE MEXICO

BANDERA DE MEXICO


FP 02
LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS EN LA FIBROSIS PULMONAR

Las ventajas de vacunarse contra la influenza
introducción
las personas que tenemos dentro de nuestros pulmones a ese “huésped incomodo” que llego sin invitación, y que se instalo sin nuestro permiso, somos muy vulnerables a
a losvientos helados
a la nieve
a la lluvia
al frio
tomar bebidas frías o hielos en nuestros vasos
a los cambios climáticos repentinos, como los frentes fríos
LOS TRASTORNOS RESPIRATORIOS
Las Infecciones de las Vías Respiratorias
Existen muchas infecciones de las vías respiratorias altas que requieren el cuidado clínico de un médico

EL RESFRIADO COMÚN
¿Qué es el resfriado común?
El resfriado común es una de las enfermedades más frecuentes, y origina cada año, más consultas con el médico y ausencias a la escuela o al trabajo que ninguna otra enfermedad. Se calcula que en la población de Estados Unidos se producen al año un billón de resfriados. Los resfriados, que pueden ser causados por más de 200 virus diferentes, se deben a la inflamación que provocan esos virus en las membranas que recubren la nariz y la garganta. Sin embargo, entre todos esos virus, los que producen la mayoría de los resfriados son los rinovirus y los coronavirus.

¿CUÁNDO ES LA TEMPORADA “DE LOS RESFRIADOS”?
Los resfriados son más frecuentes durante el otoño y el invierno, desde finales de agosto o principios de septiembre hasta marzo o abril. El aumento de la incidencia de resfriados durante la estación fría puede atribuirse al hecho de que la gente está más en casa y cerca de otras personas. Además, muchos de los virus del resfriado se desarrollan en ambientes poco húmedos, haciendo las fosas nasales más secas y más vulnerables a la infección.

¿Cuáles son los síntomas del resfriado común?
A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del resfriado común. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:
• Goteo y congestión nasal.
• Picor y cosquilleo en la garganta.
• Estornudos.
• Ojos llorosos.
• Fiebre leve.
• Dolor de garganta.
• Tos seca y leve.
• Huesos y músculos doloridos.
• Dolor de cabeza.
• Cansancio leve.
• Escalofríos.
• Secreciones nasales acuosas que después se espesan y se vuelven amarillentas o verdosas.
El resfriado suele empezar a los dos o tres días de la entrada del virus en el cuerpo y los síntomas pueden durar desde sólo unos días hasta varias semanas.

¿Cómo se transmite el resfriado común?
El resfriado común es muy contagioso. A menudo se transmite a través de las gotitas que una persona infectada lanza al aire cuando tose o estornuda, y que después son inhaladas por otra persona. Los resfriados también se pueden transmitir por contacto entre las manos, o al tocar con las manos un objeto infectado y después llevarse las manos a la cara.

¿En qué se diferencia un resfriado de la gripa?
El resfriado y la gripa (influenza) son dos enfermedades diferentes. Los resfriados son relativamente inofensivos y se suelen curar por sí mismos al cabo del tiempo, aunque a veces pueden producir una infección secundaria, por ejemplo de oídos. En cambio, la gripa puede tener complicaciones, como la neumonía o incluso la muerte. A veces lo que parece un resfriado puede ser en realidad la gripa. Tenga en cuenta las diferencias siguientes:

SÍNTOMAS DEL RESFRIADO SÍNTOMAS DE LA GRIPA
Fiebre baja o temperatura normal. Fiebre alta.
En ocasiones dolor de cabeza. Siempre dolor de cabeza.
Goteo y congestión nasal. Nariz despejada.
Estornudos. En ocasiones estornudos.
Tos seca y leve. Tos que con frecuencia se vuelve fuerte.
Dolores y achaques leves. Frecuentemente dolores y achaques severos.
Fatiga leve. Fatiga durante varias semanas.
Dolor de garganta. En ocasiones dolor de garganta.
Nivel de energía normal. Agotamiento extremo.
¿Quién corre mayor riesgo de contraer un resfriado común?
Los niños sufren más resfriados al año que los adultos, debido a que su sistema inmunológico está todavía inmaduro y tienen un estrecho contacto físico con otros niños en la escuela o en la guardería. De hecho, el promedio entre los niños es de 6 a 10 resfriados al año, mientras que los adultos suelen tener de 2 a 4 resfriados anuales. Sin embargo, la cifra promedio de resfriados tanto en niños como en adultos varía.

Prevención del resfriado común: Tratamiento del resfriado común:
En la actualidad no existe ningún medicamento que cure o reduzca la duración del resfriado común. Sin embargo, existen algunos tratamientos que pueden contribuir a aliviar los síntomas del resfriado, como por ejemplo los siguientes:
• Medicamentos que se venden sin receta, como los descongestionantes y los medicamentos contra la tos.
• Antihistamínicos que se venden sin receta (son medicamentos que disminuyen la secreción nasal y alivian la tos).
• Reposo.
• Aumento en la toma de líquidos.
• Medicinas para el dolor, contra el dolor de cabeza o la fiebre.
• Gargarismos con agua tibia y salada contra el dolor de garganta.
• Vaselina para los labios y la nariz enrojecidos y con grietas.
• Vahos de vapor contra la congestión nasal.

Nota: debido a que los resfriados son causados por virus, los antibióticos no son eficaces. Los antibióticos sólo son eficaces cuando se toman para tratar las infecciones provocadas por bacterias.

complicaciones de los resfriados:
Los resfriados pueden llevar a infecciones secundarias, incluyendo infecciones del oído medio o de los senos para nasales, que pueden necesitar tratamiento con antibióticos. Cuando un resfriado se acompaña de fiebre alta, dolor en los senos para nasales, ganglios muy inflamados o una tos con muchas flemas, puede haber aparecido una complicación que requiera un tratamiento adicional.

El frío y los resfriados:
Sin embargo, la mayoría de los resfriados se producen de hecho en las estaciones frías (desde principios del otoño hasta finales del invierno), lo cual se debe probablemente a diversos factores, entre los que se incluyen los siguientes:
• Las escuelas están abiertas, con lo que aumenta el riesgo de exposición a los virus.
• La gente se queda más en casa y más están cerca los unos a los otros.
• Bajo nivel de humedad, que provoca sequedad de las fosas nasales y las hace más susceptibles a los virus del resfriado

¿Qué es la influenza (o gripa)?
La influenza (o gripa) es una enfermedad viral muy contagiosa del tracto respiratorio. Se estima que del 5 al 20 por ciento de la población de Estados Unidos contrae la influenza cada año. La influenza se caracteriza por la aparición repentina de fiebre, dolores en los músculos, dolor de garganta y tos no productiva.
La influenza puede afectar a personas de cualquier edad. Aun cuando la mayoría de las personas se curan al cabo de unos días, algunas personas pueden enfermarse gravemente y pueden necesitar ser hospitalizadas. La influenza puede llevar a la neumonía o incluso la muerte.
Los virus de la influenza se dividen en tres tipos, llamados A, B y C.
• Los tipos de influenza A y B son los responsables de las epidemias de enfermedades respiratorias que se producen casi todos los inviernos y que con frecuencia están asociados con un aumento en los índices de hospitalización y de muertes. Los esfuerzos para controlar el impacto de la influenza se centran en los tipos A y B.
• El tipo C de influenza generalmente produce enfermedades respiratorias leves o incluso no provocan síntomas. No causa epidemias, y no origina los graves problemas de salud pública que causan los tipos A y B de influenza cada año.
Los virus influenza tienen mutaciones o cambios continuamente, con lo que consiguen eludir al sistema inmunológico de sus huéspedes. Por eso la gente es susceptible a la infección por influenza durante toda la vida. El proceso es el siguiente:
1. Una persona infectada por un virus influenza desarrolla anticuerpos contra ese virus.
2. El virus tiene mutaciones o cambios.
3. El anticuerpo “antiguo” ya no es capaz de reconocer al “nuevo” virus.
4. Se produce de nuevo una infección.
Sin embargo, el anticuerpo antiguo proporciona una protección parcial contra una nueva infección. En la actualidad hay tres cepas diferentes de influenza circulando por todo el mundo: dos tipos de virus A y un tipo B. Los virus del tipo A se dividen en subtipos en función de las diferencias que presentan dos proteínas virales llamadas hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N). Los subtipos de influenza A actuales se denominan A(H1N1), A(H3N2 y B(Hong Kong/330/2001-como cepa del virus).

DATOS SOBRE LA GRIPA:
Aunque cada temporada de gripa es diferente, aproximadamente del 5 al 20 por ciento de la población contraerá la enfermedad cada año. Aproximadamente 36.000 de las personas con gripa morirán a causas de ésta o sus complicaciones.
¿CUÁL ES LA CAUSA DE LA INFLUENZA?
El virus de la influenza generalmente pasa de persona a persona por transmisión aérea (por ejemplo, por la tos o los estornudos). Pero el virus también puede vivir durante cierto tiempo sobre los objetos – como Las cerraduras de las puertas, lápices o bolígrafos, teclados, receptores del teléfono y utensilios para comer o beber. Por lo tanto, también se puede diseminar al tocar algo que ha sido manejado por una persona infectada con el virus y después tocarse la boca, la nariz o los ojos.
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA GRIPA?
A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la gripa. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. La influenza se clasifica entre las enfermedades respiratorias, pero en realidad todo el cuerpo se altera cuando la persona se infecta. Las personas afectadas suelen ponerse muy enfermas y padecen todos o algunos de los síntomas siguientes:
• Fiebre alta.
• Dolor de cabeza.
• Nariz despejada.
• En ocasiones estornudos.
• Tos, frecuentemente volviéndose severa.
• Dolores y achaques severos.
• Fatiga durante varias semanas.
• En ocasiones dolor de garganta.
• Agotamiento extremo.
La fiebre y los dolores por todo el cuerpo suelen durar de tres a cinco días, pero la tos y la fatiga pueden durar dos semanas o más. Aunque la gripa puede estar acompañada de náuseas, vómitos y diarreas, los síntomas gastrointestinales suelen ser poco importantes. Los síntomas de la gripa pueden parecerse a los de otras condiciones médicas. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

TRATAMIENTO DE LA INFLUENZA:
El tratamiento específico será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
• Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
• El tipo de influenza, que tan avanzada está la enfermedad y la gravedad de los síntomas.
• Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
• Su opinión o preferencia.
El objetivo del tratamiento de la influenza es de ayudar a prevenir o disminuir la severidad de los síntomas. El tratamiento puede incluir lo siguiente:
• Medicamentos para aliviar los dolores y bajar la fiebre (no se debe dar aspirinas a los niños con fiebre sin consultar antes con un médico).
• Medicamentos para la congestión y las secreciones nasales.
• Reposo en la cama y aumento de la ingestión de líquidos.
• Medicamentos antivíricos – si se inicia su administración dentro de los primeros días de tratamiento pueden reducir la duración de la enfermedad, pero no curarla. Estos medicamentos pueden conllevar algunos efectos secundarios como nerviosismo, mareos o náuseas. Se advierte a las personas con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica acerca del uso de zanamivir. Estos medicamentos deben ser recetados por un médico.

CÓMO PREVENIR LA GRIPA:
Todos los años, en el mes de septiembre, se presenta una nueva vacuna contra la influenza. La vacuna se suele recomendar para grupos específicos de personas (ver más abajo), así como para las personas que quieren evitar contraer la gripa. Actualmente se ha aprobado una vacuna contra la gripa en atomizador nasal, llamada FluMist, para prevenir la enfermedad debido a los virus A y B de la influenza en niños y adolescentes sanos (entre los 5 y los 17 años), y en adultos sanos (entre los 18 y los 49 años). Al igual que con otras vacunas con virus vivos, FluMist no deberá administrarse bajo ninguna circunstancia a personas con supresión inmunológica, incluidas aquéllas con enfermedades de inmunodeficiencia adquirida como SIDA o cáncer, y personas bajo tratamiento con medicamentos que causen inmunosupresión.
También puede resultar de ayuda seguir las siguientes precauciones:
• Evitar o reducir en lo posible el contacto con personas infectadas.
• Lavarse las manos con frecuencia puede disminuir, aunque no eliminar, el riesgo de infección.
• Al toser o estornudar es necesario taparse la boca y la nariz con un pañuelo para reducir la diseminación del virus.

¿QUÉ TAN EFICAZ ES LA VACUNA CONTRA LA GRIPA?
De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, su sigla en inglés es CDC), la vacunación es eficaz en aproximadamente un 70a 90 por ciento de los casos para prevenir la influenza, o para disminuir su severidad, y se considera segura.
Sin embargo, la eficacia de la vacuna varía cada año, dependiendo del grado de similitud entre las cepas del virus influenza incluidas en la vacuna y la cepa o cepas que circulan durante la temporada de la influenza. Las cepas de la vacuna deben seleccionarse 9 ó 10 meses antes de la temporada de la gripa, y a veces se producen mutaciones en las cepas de virus circulantes en el tiempo que transcurre entre la selección de las cepas y la próxima temporada de la influenza. Esas mutaciones en ocasiones reducen la capacidad del anticuerpo inducido por la vacuna para inhibir a la nueva mutación del virus, con lo que se reduce la eficacia de la vacuna.
La eficacia de la vacuna también varía de persona a persona, dependiendo de factores tales como la edad o el estado general de salud.
Debido a que estos efectos secundarios leves se parecen a algunos de los síntomas de la influenza, algunas personas creen que la vacuna hace que se enfermen de influenza. Sin embargo, según el CDC, “la vacuna contra la influenza fabricada en Estados Unidos nunca ha podido producir la enfermedad porque el único tipo de vacuna que se ha autorizado en Estados Unidos hasta ahora está hecha con virus muertos, que no pueden causar infección”.

¿QUIÉN DEBERÍA VACUNARSE CONTRA LA GRIPA?
La gripa causa complicaciones que pueden transformarse en una enfermedad grave o resultar peligrosas para algunos grupos de personas, como los ancianos y los que padecen alguna enfermedad crónica (como fibrosis pulmonar). Por eso, el CDC recomienda que los siguientes grupos de personas se vacunen todos los años. Siempre consulte a su médico para obtener información sobre quién debería vacunarse contra la gripa.
• Las personas mayores de 65 años (la eficacia de la vacuna suele ser menor en los ancianos, pero puede reducir de forma significativa las posibilidades de desarrollar una enfermedad grave o de morir de influenza).
• Los niños de 6 a 23 meses.
• Las personas que viven en residencias de ancianos y otras instituciones en las que se alojen enfermos crónicos de cualquier edad.
• Los niños y adultos que padezcan enfermedades crónicas del aparato respiratorio o del aparato cardiovascular, incluidos los niños con asma.
• Los niños y adultos que tienen las siguientes condiciones médicas:
o Enfermedades metabólicas crónicas (por ejemplo diabetes, enfermedades pulmonares, como la fibrosis).
o Insuficiencia renal.
o Inmunodepresión.
o Hemoglobinopatías.
• Niños y adolescentes (de entre 6 meses y 18 años de edad) que toman aspirina como terapia a largo plazo.
• Mujeres que serán embarazadas durante la estación de la gripe.
Además, deberían vacunarse los siguientes grupos de personas:
• Personas que ofrecen cuidados para la salud.
• Empleados de residencias de ancianos y otras instalaciones para cuidados crónicos que tengan contacto con los pacientes o residentes.
• Cuidadores a domicilio de personas de alto riesgo.
• Miembros del hogar (incluyendo los niños) que convivan con personas de los grupos de alto riesgo.
• Las personas de cualquier edad que deseen reducir sus posibilidades de contraer una infección por influenza, excepto las personas alérgicas a los huevos.

¿CUÁNDO DEBO VACUNARME CONTRA LA GRIPA?
Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (su sigla en inglés es CDC) recomienda ponerse la inyección contra la gripa todos los años, entre septiembre y mediados de noviembre, antes de que empiece la temporada de gripas, que suele durar desde diciembre hasta abril. La inyección tarda una o dos semanas en hacer efecto.
Aunque existen muchos medicamentos nuevos para tratar los síntomas de la gripa o incluso reducir la duración de la enfermedad, la vacuna sigue ofreciendo la mejor protección contra la gripa.
Si me vacuno contra la gripa, ¿todavía puedo contraerla?
Cada año, el “cóctel” que se inyecta contra la gripa se cambia para combatir las cepas del virus influenza que en ese momento están afectando a la población. La Organización Mundial de la Salud (World Health Organization, su sigla en inglés es WHO) controla los brotes de gripa que se han producido en todo el mundo para recomendar la composición adecuada de las vacunas que se utilizarán al año siguiente. Sin embargo, algunas veces puede aparecer una cepa que no estaba incluida en la vacuna. Las personas a las que se les ha inyectado la vacuna tienden a tener síntomas más leves si contraen la gripa.

VIAJES Y EXPOSICIÓN A LA GRIPA:
Dado que la gripa es una infección muy contagiosa que se suele diseminar por las gotitas que se expulsan al toser o estornudar, las personas que viajen a los trópicos son muy susceptibles de contraer la gripa.
El CDC recomienda que los viajeros se vacunen contra la gripa al menos dos semanas antes del viaje, de forma que haya tiempo suficiente para que se desarrolle la inmunidad protectora. Existen otros medicamentos antivirales que contribuyen en la prevención de las infecciones víricas y sus complicaciones. Consulte a su médico para obtener más información.

¿QUÉ ES UNA VACUNA?
La vacuna (del latín “vaccinus-a-um”, “(vacuno)”; de “vacca-ae”, “vaca”) es un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente. La primera vacuna descubierta fue la usada para combatir la viruela por Edward Jenner en 1796.[1

DESARROLLO DE LA INMUNIDAD
El sistema inmunitario reconoce los agentes de la vacuna como extraños, destruyéndolos y «recordándolos». Cuando una versión realmente nociva de la infección llega al organismo, el sistema inmunitario está ya preparado para responder: 1º) Neutralizando al agente infeccioso antes de que pueda entrar en las células del organismo; y 2º) Reconociendo y destruyendo las células que hayan sido infectadas, antes de que el agente se pueda multiplicar en gran número.

Riesgos y beneficios de las vacunas
Las Vacunas pueden ayudar a proteger tanto a niños como adultos de adquirir muchas enfermedades infecciosas que pueden enfermarlos, incapacitarlos, dejar secuelas e incluso llevarlos hasta la muerte. Las Vacunas desencadenan en el cuerpo un sistema de defensa protector al exponerlo a una forma debilitada o muerta de un virus o de una bacteria. Inducen la formación de células especiales llamadas anticuerpos diseñados especialmente para atacar a esos virus y bacterias que en un futuro pueden desencadenar una enfermedad tanto en un niño como en un adulto.

Las Vacunas, ¿Pueden ocasionar la enfermedad?

Las Vacunas son elaboradas con los mismos virus y bacterias que ocasionan la enfermedad pero tratadas de tal manera a que queden debilitadas. Al ser administrados en el cuerpo, inducen a la formación de defensas , denominadas anticuerpos, pero sin ocasionar la enfermedad.

Las Vacunas, ¿Realmente funcionan?

Los estudios demuestran que las vacunas funcionan y funcionan muy bien. Conforme las vacunas fueron apareciendo una por una, las estadísticas de Salud Pública demostraron una reducción significativa en el número de casos de cada enfermedad en particular para la cual se iniciaba la vacunación. Por ejemplo, el número de casos de Tosferina, se redujo importantemente mientras que otras enfermedades como la Poliomielitis y la Viruela se erradicaron totalmente. Pero en países en donde la vacunación no se lleva adecuadamente, enfermedades como el Sarampión, todavía esta ocasionando estragos.

Será mejor que le de la enfermedad para que quede protegido naturalmente?

Efectivamente, se puede obtener una protección “natural” después de adquirir la enfermedad pero, obtener la enfermedad puede resultar innecesariamente inconfortable, dañino y hasta puede poner en peligro la vida. Por ejemplo la enfermedad invasiva por Haemophilus Influenzae que ocasiona Meningitis, puede ocasionar daño cerebral; la Tosferina puede ocasionar crisis convulsivas; el virus de la Polio puede ocasionar parálisis; y cualquiera de estas 3 enfermedades puede llevar a la muerte. La prevención de la enfermedad por medio de la vacunación es definitivamente la mejor opción para la mayoría de los niños, a menos de que exista una contraindicación para la administración de alguna vacuna en particular.

Si la enfermedad no es tan seria ¿Valdrá la pena aplicarle la vacuna para prevenirla?

La mayoría de las vacunas para niños, protegen contra enfermedades que pueden llegar a ser muy serias y hasta poner en peligro la vida. Algunas vacunas son para enfermedades que por lo general no se consideran “muy serias”, como la vacuna para prevenir la Varicela. La mayoría de los niños se recuperan bien de esta enfermedad con muy poco tratamiento médico. Sin embargo, la Varicela puede llegar a ocasionar cicatrices permanentes, enfermedad seria o poner al niño en riesgo de complicaciones severas.

Aplicar varias vacunas al mismo tiempo, no será demasiada carga para el cuerpo?

Las Vacunas cuyo objetivo es el de prevenir 12 distintas enfermedades, se recomiendan en los niños en el periodo de vida desde el nacimiento hasta los 12 años de vida. No todas las vacunas están programadas para administrarse al mismo tiempo. Sin embargo, el sistema inmune de nuestro cuerpo puede manejar el hecho de producir anticuerpos para varias enfermedades tiempo después de que se administró una vacuna cuyo objetivo era el de inmunizar contra varias enfermedades al mismo tiempo. De hecho, eso es lo que tu cuerpo hace todo el día y todos los días cuando se expone a todos los microbios que se encuentran a su alrededor.

Valdrá la pena aplicar tantas vacunas para enfermedades que ya no se presentan actualmente?

Es verdad que muchas enfermedades de la infancia son el día de hoy muy raras. Pero, esto se debe a que los niños vacunados están protegidos y no porque los virus y las bacterias ya no existan. Y aún enfermedades que han sido eliminados, o más bien, prevenidas como la Polio, Difteria y el Sarampión, todavía existan en un número significativo en otras partes del mundo. Viajeros de otros países pueden acarrear la enfermedad, infectando a otra gente que no ha sido vacunada por lo que si vale la pena la aplicación de las vacunas.

Que reacción o efecto secundario puede tener mi hijo después de la vacuna?

Las vacunas, así como también todos los productos de prescripción, pueden tener efectos secundarios. Sin embargo, la mayoría de los niños no tienen o tienen muy pocos efectos secundarios. Los reacciones más frecuentes de las vacunas inyectables son dolor en el sitio de la aplicación y fiebre moderada que puede durar uno o dos días. Usualmente los efectos colaterales son menores salvo raras excepciones en donde pueden llegar a ser severas llegando a manifestar irritabilidad, fiebre alta de difícil control y crisis convulsivas.

Existen niños en particular a los que no se les deben aplicar ciertas vacunas?
La mayoría de los niños y la gente de todos los grupos de edad deben de recibir aquellas vacunas recomendadas por su Médico de cabecera. Un limitado número de personas no deben de se vacunados, usualmente debido a que presentan alergias o problemas médicos o cuando el riesgo sobrepasa el beneficio. Por ejemplo, cuando una persona es alérgica al huevo, entonces, esta persona debe de evitársele a toda costa las vacunas que se elaboran a base del mismo como es el caso de la vacuna contra el Sarampión. De la misma manera, las vacunas pueden no estar indicadas o ser efectivas en una persona con enfermedades como el SIDA y el Cáncer o con ciertos tratamientos médicos que afectan al sistema inmune.

PUNTOS IMPORTANTES A CONSIDERAR EN RELACIÓN A LAS VACUNAS.
VACUNA CONTRA LA INFLUENZA

Vacuna de selección para la Temporada 2010-2011 de influenza
¿Cómo son los virus seleccionados para hacer la vacuna contra la gripe?
Los virus utilizados en la fabricación de vacunas contra la influenza estacional se eligen cada año basado en información recogida durante el año anterior acerca de los virus de gripe lo que se están extendiendo y virus de la vacuna sería la mejor protección contra los virus circulantes. Los virus reunidos por 130 Centros Nacionales de Influenza en 101 países, así como información sobre las tendencias de la enfermedad son más analizados por las cuatro Organización Mundial de la Salud (OMS).
1. Centros Colaboradores de Referencia e Investigación sobre la Gripe ubicado en Atlanta, EE.UU. (Centros para el Control de Enfermedades y Prevención, CDC),
2. Londres, Reino Unido (Instituto Nacional de Investigación Médica);
3. Melbourne, Australia (Victoria Laboratorio de Enfermedades Infecciosas de referencia);
4. Tokio, Japón (Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas).
La vacuna contra la gripe estacional suele ser una vacuna trivalente (una vacuna de tres componentes) con cada componente seleccionado para proteger contra uno de los tres grupos de virus de la gripe que circulan con mayor frecuencia en los seres humanos.

Los tres virus de la vacuna se eligen para maximizar la probabilidad de que los principales virus circulantes durante la próxima temporada de gripe será bien cubiertos por la vacuna. La OMS recomienda la vacuna contra el virus específicos para la producción de vacunas, pero luego cada país hace su propia decisión de concesión de licencias de las vacunas en su país. En los Estados Unidos, la Food and Drug Administration de EE.UU. (FDA) determina lo que los virus se utilizan en las vacunas con licencia de Estados Unidos.

¿Qué virus de la gripe son incluidos en la vacuna estacional para el período 2010-2011?
La OMS recomendó que la fórmula para la temporada 2010-2011 en el hemisferio norte la vacuna contra la influenza estacional contenga los siguientes tres virus en la vacuna:
1. un A/California/7/2009 (H1N1)-similar al virus
2. un A/Perth/16/2009 (H3N2)-similar al virus, y
3. un B/Brisbane/60/2008 – similar al virus
La FDA de los EE.UU. también ha determinado que las vacunas antigripales 2010-11 para los Estados Unidos contienen los mismos tres virus de la vacuna.

Esta composición recomendada de la vacuna estacional para el hemisferio norte, entre ellos Estados Unidos, es la misma composición que se recomienda para las vacunas del hemisferio sur de la gripe de 2010.
Influenza o gripe, enfermedad infecciosa y contagiosa que se puede prevenir aplicando la vacuna respectiva, a la edad y en las dosis recomendadas.

¿QUÉ ES LA INFLUENZA (GRIPE)?
La influenza o gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa producida por los virus de la influenza. En la mayoría de los casos, la influenza produce una enfermedad leve, pero puede ser mucho más grave en las personas de alto riesgo, con enfermedades crónicas como la fibrosis pulmonar. En algunos casos, puede ser mortal. La mejor manera de proteger a las personas en alto riesgo de sufrir complicaciones de salud es la vacunación.

Las siguientes cifras promedio corresponden a cada año en EE. UU.:

entre el 5 y el 20% de la población contrae influenza;
más de 200,000 personas son hospitalizadas debido a complicaciones de la influenza, y
36,000 personas (principalmente en alto riesgo) mueren por influenza.
¿Hay personas que tienen mayor riesgo de contraer influenza?
Entre las personas en alto riesgo de sufrir complicaciones graves de la influenza están los ancianos, y los que tienen determinadas afecciones.
¿Cuáles son las complicaciones de la influenza?
Podemos mencionar, entre otras, neumonía bacteriana, deshidratación y empeoramiento de las afecciones crónicas como insuficiencia cardíaca congestiva, asma o diabetes.

¿Cuándo es el período de contagio y cuánto dura?
El período de contagio del adulto puede comenzar el día antes de la aparición de los síntomas y durar hasta una semana después de contraer la enfermedad. Esto significa que se puede contagiar a otra persona sin saber que uno está enfermo, y también durante la enfermedad.

¿QUIÉNES DEBEN VACUNARSE?

Dado que hay escasez de producción de vacuna contra la influenza para la temporada los CDC recomiendan que se dé prioridad a determinados grupos de personas. Las personas comprendidas en los siguientes grupos con prioridad deben vacunarse el próximo invierno:

los niños entre 6 y 59 meses de edad
las personas mayores de 65 años
las personas entre 2 y 64 años que sufren afecciones crónicas subyacentes
las mujeres que estén embarazadas durante la temporada de influenza
los residentes de residencias e instituciones de cuidado a largo plazo
los niños de 6 meses a 18 años que reciben terapia a largo plazo con aspirina
los trabajadores del área de salud que están en contacto directo con pacientes
los profesionales de la salud que no trabajan en domicilio, y los contactos domésticos de los menores de 6 meses.
Estas son las personas que tienen alto riesgo de contraer complicaciones graves de la influenza, o que están en contacto con personas en alto riesgo de contraerlas.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE EL RESFRÍO Y LA INFLUENZA?

La influenza y el resfrío ordinario son dos enfermedades respiratorias, pero provocadas por distintos virus. Al tener muchos síntomas en común, puede ser difícil (si no imposible) establecer la diferencia basándose solamente en los síntomas. Para diagnosticar influenza, se pueden hacer pruebas especiales que se deben realizar durante los primeros días de la enfermedad, en caso de necesidad.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza que la distinguen del resfrío?
En general, la influenza es peor que el resfrío, con síntomas como fiebre, dolores corporales, extremado cansancio y tos seca más habituales e intensos. El resfrío suele ser más leve que la influenza. Las personas resfriadas suelen tener moqueo y congestión de nariz más que las que tienen influenza. En general, el resfrío no produce complicaciones graves de la salud, como neumonía, infecciones bacterianas o necesidad de hospitalización.

¿CÓMO SE PREVIENE LA INFLUENZA?
Sin duda alguna, el método más simple de prevención es la vacuna contra la influenza. A las dos semanas de la vacunación, el organismo crea anticuerpos protectores contra la infección por el virus de la influenza. Dado que este año se recomienda la vacunación solamente para las personas de los grupos de riesgo, el resto de la población debe ser cuidadosa en la higiene, lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar, y no asistir al trabajo ni a la escuela durante la enfermedad.

VACUNAS CONTRA LA GRIPE Y LA NEUMONÍA
Tener gripe puede ser peligroso para cualquier persona, pero es mucho más riesgoso para las personas con otros problemas de salud crónicos. (como la fibrosis pulmonar)
En general, todas las personas deben aplicarse la vacuna contra la gripe una vez por año. Hable con su médico acerca de aplicarse la vacuna. Las vacunas contra la gripe no brindan una protección del 100% pero sí hacen que sea mucho más difícil contraer gripe durante los seis meses posteriores a su aplicación. Para tener una mayor seguridad, es una buena idea que las personas con las que usted convive o pasa gran parte del tiempo también se vacunen contra la gripe. Si los que lo rodean no tienen gripe, usted tendrá menos probabilidades de contraer esa enfermedad.
El mejor momento para aplicarse la vacuna contra la gripe es a comienzos del mes de septiembre. La vacuna tarda alrededor de dos semanas en hacer efecto.

POSDATA

Cuidar nuestra salud es una responsabilidad personal. Las personas cuyos pulmones sufren de alguna enfermedad como la fibrosis pulmonar, el asma, enfisema, cáncer pulmonar, fibrosis quística y otras somos los mas vulnerables

¡la vida es bella! Como dice un filosofo amigo mío, todos nos queremos ir al cielo, pero nadie tiene prisa por llegar
“las enfermedades son inevitables, llegan y se instalan dentro de nuestro organismo. es el precio que pagamos por vivir y que seguiremos pagando por comprar mas años de vida”

Alberto cordova cayeros
cordovaboss@yahoo.com.mx

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: