De la mente de Alberto Córdova


el uso del oxigeno en tu hogar
mayo 15, 2012, 12:33 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

Uso del oxígeno en el hogar

Este es un servicio del GRUPO DE AYUDA EN ESPAÑOL, que sin fines de lucro te informa

Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000048.htm

Debido a su enfermedad, es posible que usted necesite usar oxígeno para ayudarlo a respirar. Usted necesitará saber cómo usarlo y almacenarlo.Seguridad con el oxígeno

Tipos de oxígeno

Su oxígeno estará almacenado bajo presión en tanques. Usted puede conseguir tanques grandes para mantener en la casa y pequeños para llevarlos consigo cuando salga.

  • Ocupa menos espacio que los tanques de oxígeno.
  • Se agota lentamente, incluso cuando usted no lo está usando.

Usted necesitará un concentrador de oxígeno.

  • Esta máquina garantiza que no se le agote el suministro de este gas. Nunca hay que llenar de nuevo el concentrador.
  • Funciona con electricidad. Usted debe tener un tanque de reserva de gas oxígeno en caso de que no haya energía.

Formas de respirar el oxígeno

Formas de respirar el oxígeno

Usted necesitará otros elementos para utilizar el oxígeno:

Cánula nasal: tubo o sonda plástica que se enrolla por encima de las orejas, como las gafas, con dos puntas que se colocan dentro de las fosas nasales.

  • Lave la manguera plástica una o dos veces por semana con jabón y agua, y luego enjuague muy bien.
  • Reemplace la cánula cada 2 a 4 semanas.
  • Si usted tiene un resfriado, cambie la cánula cuando éste haya terminado.

Usted puede necesitar una máscara de oxígeno, la cual se coloca sobre la nariz y la boca. Es mejor cuando usted necesita cantidades mayores de oxígeno.

  • Reemplace su máscara cada 2 a 4 semanas.
  • Si usted tiene un resfriado, cambie la máscara cuando éste haya terminado.

Coménteles a los demás que usted usa oxígeno en el hogar

Coménteles a los demás que usted usa oxígeno en el hogar

Coménteles a sus vecinos, amigos y familia que usted usa oxígeno. Ellos pueden ayudar en caso de emergencia.

NO SUSPENDA NI CAMBIE su flujo de oxígeno. Hable con su médico, enfermera o terapeuta respiratorio si piensa que no está recibiendo la cantidad correcta.

Tenga mucho cuidado con los dientes y las encías.

Cuándo llamar al médico

Si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas, primero revise el equipo de oxígeno:

  • Constate que las conexiones entre las sondas y su suministro de oxígeno no tengan pérdidas.
  • Constate que el oxígeno esté fluyendo.

Si el equipo de oxígeno está funcionando bien, llame al médico si:

  • Le están dando muchos dolores de cabeza
  • Se siente más nervioso de lo habitual
  • Los labios o las uñas se le tornan azules
  • Se siente somnoliento o confundido
  • Su respiración es lenta, poco profunda, difícil o irregular

Otros consejos de seguridad

No almacene el oxígeno en un baúl, caja o cuarto pequeño. Almacenarlo bajo la cama está bien si el aire se puede desplazar libremente debajo de ésta.

Mantenga lejos del oxígeno los líquidos que puedan prenderse fuego. Esto abarca productos de limpieza que contengan aceite, grasa, alcohol u otros líquidos que puedan arder.

No use Vaselina ni otras cremas o lociones a base de petróleo en la cara ni en la parte superior del cuerpo a menos que hable primero con el médico.

  • No hay problema con el uso de aloe vera.
  • Otros productos a base de agua, como la jalea K-Y, se pueden usar sin problema.

Tenga cuidado de no tropezarse con los tubos de oxígeno.

  • Los niños pueden enredarse con los tubos.
  • Pegar los tubos con cinta a la parte posterior de la camisa puede ayudar.
    • Cuando respira, los pulmones toman el oxígeno del aire y lo llevan al torrente sanguíneo. Las células de su cuerpo necesitan oxígeno para funcionar y crecer. Durante un día normal usted respira aproximadamente 25,000 veces. Las personas con enfermedades pulmonares tienen dificultad para respirar. Millones de personas en los Estados Unidos tienen enfermedades pulmonares. Si se reunieran todos los tipos de enfermedades del pulmón conformarían la tercera causa de muerte en los Estados Unidos.
    • El término enfermedad pulmonar se refiere a muchos trastornos que afectan los pulmones, tales como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones como gripe, neumonía y tuberculosis, cáncer de pulmón y muchos otros problemas respiratorios.
    •  
    • Cuando usted tiene problemas para respirar, al cuerpo le cuesta adquirir el oxígeno que necesita. Puede tener la sensación de faltarle el aire. Algunas veces, los problemas respiratorios leves son a consecuencia de una nariz tapada o del ejercicio. Pero la falta de aire también puede ser una señal de alguna enfermedad seria.
    • Muchos cuadros pueden provocarle la sensación de falta el aire. Las afecciones pulmonares, tales como el asma, enfisema o neumonía causan dificultades respiratorias. Las enfermedades cardíacas pueden provocar la falta de aire cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre para suministrarle oxígeno al organismo. El estrés causado por la ansiedad también puede dificultar la respiración. Si frecuentemente tiene problemas para respirar, es importante encontrar la causa.

Aparato respiratorio

el aparato respiratorio generalmente incluye tubos, como los bronquios, usados para cargar aire en los pulmones, donde ocurre el intercambio gaseoso. El diafragma, como todo músculo puede contraerse y relajarse. Al relajarse los pulmones al contar con espacio se expanden para llenarse de aire y al contraerse el mismo es expulsado. Estos sistemas respiratorios varían de acuerdo al organismo.

En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio consiste en vías aéreas, pulmones y músculos respiratorios que medían en el movimiento del aire tanto adentro como afuera del cuerpo. Intercambio de gases: es el intercambio de

 

oxígeno y dióxido de carbono, del animal con su medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de oxígeno y dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la remoción concomitante del dióxido de carbono y otros gases que son desechos del metabolismo y de la circulación.

El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos y bases en el cuerpo a través de la eficiente remoción de dióxido de carbono de la sangre.

Alvéolo pulmonar

 

Alvéolo pulmonar detallado

Los alveolos pulmonares son los divertículos terminales del árbol bronquial, en los que tiene lugar el intercambio gaseoso entre el aire inspirado y la sangre.

Entre los 2 pulmones, se suman unos 750.000.000 alvéolos. Si los estirásemos ocuparían alrededor de unos 70 metros cuadrados.

Definición

Los alvéolos son sacos recubiertos en su pared interna por líquido y agente tenso activo, hay aproximadamente 300 millones de ellos en todo el aparato respiratorio, ubicados en las terminaciones de los bronquiolos pulmonares. En ellos se producen el intercambio de gases entre la sangre y el aire inspirado. Este intercambio permite al organismo obtener el gas principal para el mismo (oxígeno).

La función del aparato respiratorio consiste en desplazar volúmenes de aire desde la atmósfera a los pulmones y viceversa. Lo anterior es posible gracias a un proceso conocido como ventilación.

La ventilación es un proceso cíclico y consta de dos etapas: la inspiración, que es la entrada de aire a los pulmones, y la espiración, que es la salida. La inspiración es un fenómeno activo, caracterizado por el aumento del volumen torácico que provoca una presión intrapulmonar negativa y determina el desplazamiento de aire desde el exterior hacia los pulmones. La contracción de los músculos inspiratorios principales, diafragma e intercostales externos, es la responsable de este proceso. Una vez que la presión intrapulmonar iguala a la atmosférica, la inspiración se detiene y entonces, gracias a la fuerza elástica de la caja torácica, esta se retrae, generando una presión positiva que supera a la atmosférica y determinando la salida de aire desde los pulmones.

En condiciones normales la respiración es un proceso pasivo. Los músculos respiratorios activos son capaces de disminuir aún más el volumen intratorácico y aumentar la cantidad de aire que se desplaza al exterior, lo que ocurre en la espiración forzada.

Mientras este ciclo ventilario ocurre, en los sacos alveolares, los gases contenidos en el aire que participan en el intercambio gaseoso, oxígeno y dióxido de carbono, difunden a favor de su gradiente de concentración, de lo que resulta la oxigenación y detoxificación de la sangre.

El volumen de aire que entra y sale del pulmón por minuto, tiene cierta sincronía con el sistema cardiovascular y el ritmo circadiano (como disminución de la frecuencia de inhalación/exhalación durante la noche y en estado de vigilia/sueño). Variando entre 6 a 80 litros (dependiendo de la demanda).

Se debe tener cuidado con los peligros que implica la ventilación pulmonar ya que junto con el aire también entran partículas sólidas que puede obstruir y/o intoxicar al organismo. Las de mayor tamaño son atrapadas por los vellos y el material mucoso de la nariz y del tracto respiratorio, que luego son extraídas por el movimiento ciliar hasta que son tragadas, escupidas o estornudadas. A nivel bronquial, por carecer de cilios, se emplean macrófagos y fagocitos para la limpieza de partículas.

Adaptación a alturas

El organismo siempre conserva una atracción inspirada de oxígeno de 21% (FiO2) porque la composición de la tierra es constante pero a medida que va aumentando la talla del pecho irá bajando la presión atmosférica y por lo tanto la presión de oxígeno que inspiramos.

Generalmente sucede que nos apunamos, (nos indisponemos por el efecto de la falta de oxígeno y la baja presión atmosférica), si subimos una montaña muy alta, eso es porque el organismo aún no se acostumbra a tanto cambio de presiones, se habla entonces de una hipoxia de alturas, cuyas consecuencias son:

  • Inmediatas

Hay taquicardia y aumento del gasto cardíaco, aumento de la resistencia de la arteria pulmonar, hiperventilación (que si es excesiva puede llevar a una acidosis metabólica), cambios psicóticos, el aumento de la frecuencia respiratoria y aumento de la presión venosa es por aumento del tono enérgico.

  • Crónicas

Aumento de la masa de glóbulos rojos, aumento del p50, compensación renal de la alcalosis respiratoria, aumento de la densidad de capilares musculares y aumento del número de mitocondrias y sus enzimas oxidativas.

Definición de los órganos

  • Vía Nasal: Consiste en dos amplias cavidades cuya función es permitir la entrada del aire, el cual se humedece, filtra y calienta a una determinada temperatura a través de unas estructuras llamadas pituitarias.
  • Faringe: es un conducto muscular, membranoso que ayuda a que el aire se vierta hacia las vías aéreas inferiores.
  • Epiglotis: es una tapa que impide que los alimentos entren en la laringe y en la tráquea al tragar. También marca el límite entre la oro faringe y la laringofaringe.
  • Laringe: es un conducto cuya función principal es la filtración del aire inspirado. Además, permite el paso de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no permitir el paso de comida durante la deglución si la propia no la ha deseado y tiene la función de órgano fonador, es decir, produce el sonido.
  • Tráquea: Brinda una vía abierta al aire inhalado y exhalado desde los pulmones.
  • Bronquio: Conduce el aire que va desde la tráquea hasta los bronquiolos.
  • Bronquiolo: Conduce el aire que va desde los bronquios pasando por los bronquiolos y terminando en los alvéolos.
  • Alvéolo: Hematosis (Permite el intercambio gaseoso, es decir, en su interior la sangre elimina el dióxido de carbono y recoge oxígeno).
  • Pulmones: La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso con la sangre, por ello los alvéolos están en estrecho contacto con capilares.
  • Músculos intercostales: La función principal de los músculos respiratorios es la de movilizar un volumen de aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso apropiado, aportar oxígeno a los diferentes tejidos.
  • Diafragma: Músculo estriado que separa la cavidad torácica (pulmones, mediastino, etc.) de la cavidad abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.). Interviene en la respiración, descendiendo la presión dentro de la cavidad torácica y aumentando el volumen durante la inhalación y aumentando la presión y disminuyendo el volumen durante la exhalación. Este proceso se lleva a cabo, principalmente, mediante la contracción y relajación del diafragma.

Las vías nasales se conforman de:

  • Células sensitivas.
  • Nervio olfativo.
  • Pituitaria.
  • Cornetes.
  • Fosas nasales.

Gasométricas

  • P2:aO2: Presión arterial de oxígeno. Medida en mmHg o kPa (equivalencias en SI).
  • PaCO2: Presión arterial de dióxido de carbono.
  • PACO2: Presión alveolar de dióxido de carbono.
    • Presión alveolar de anhídrido carbónico (PACO2)= 0,863 VCO2/VA
    • Diferencia o gradiente alvéoloarterial de carbónico. Normalmente es cero ya que PACO2 = PaCO2
    • Diferencia o gradiente alvéoloarterial de oxígeno = PAO2-PaO2×D (A-a) O2
  • PAO32: Presión alveolar de oxígeno.
    • Presión alveolar de oxígeno (PAO2)= PiO2– PaCO2/R
  • PiO2: Presión inspiratoria de oxígeno.
    • A nivel del mar esto supone: [(760-47)×FiO2]
    • R= Cociente respiratorio, aprox 0,8 (relación entre consumo de O2 (VO2) y producción de CO2 (VCO2))
  • FiO2= Fracción inspiratoria de oxigeno (aprox 21%, a nivel del mar).
    • Para calcular los valores normales de la D (A-a) O2, en función de la edad se puede emplear la siguiente ecuación: D (A-a) O2= 2,5 + (0,21 × edad). En el nivel del mar, la presión parcial ejercida por el contenido de vapor de agua es de 47 mm Hg y la del dióxido de carbono es de 40 mm Hg, lo que hace que la presión del aire alveolar seco sea de 713 mm Hg (760 – 47 = 713).
  • VA= Ventilación alveolar, es la diferencia entre la ventilación pulmonar y la ventilación del espacio muerto Conceptos
  • Hipoxemia: disminución de la PaO2 < 80 mmHg.
  • Hipoxia: disminución de la PaO2 a nivel celular.
  • Insuficiencia respiratoria: disminución de la presión parcial de oxígeno (PaO2) por debajo de 60 mmHg a nivel del mar. Dos tipos:
    • Parcial: disminución de la PaO2 con PaCO2 normal o baja.
    • Global: disminución de PaO2 y aumento de PaCO2 (acidosis respiratoria).

aparato respiratorio Composición del aire seco

Oxígeno 21%
Nitrógeno 78%
Anhídrido carbónico 0,03%
Argón y helio 0,92%
Vapor de agua 0%

Composición del aire alveolar

Oxígeno 16%
Nitrógeno 77%
Anhídrido carbónico 5% Vapor de agua 2%
 

El oxígeno es, probablemente, el fármaco más utilizado en medicina.

Se define como oxigenoterapia el uso terapéutico del oxígeno siendo parte fundamental de la terapia respiratoria.

Debe prescribirse fundamentado en una razón válida y administrarse en forma correcta y segura como cualquier otra droga.

La oxigenoterapia normobárica consiste en administrar oxígeno a distintas concentraciones 21-100%. Para ello se pueden utilizar mascarillas, cánulas nasales, tiendas de oxígeno, etc.

La oxigenoterapia hiperbárica consiste en administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla o casco, mientras el paciente se encuentra en el interior de una cámara hiperbárica medicina hiperbárica.

En las personas sanas la hemoglobina presenta una saturación de Oxígeno del 90-95% con lo que el aporte de oxígeno a los tejidos es muy superior del que ellos necesitan para vivir, siendo la extracción de oxígeno por los tejidos de un 25% del que transporta la sangre. De ahí que la oxigenoterapia en personas sanas es completamente inútil ya que la sangre aporta a los tejidos una cantidad de oxígeno muy por encima del que se utiliza normalmente (consumo de oxígeno). En efecto, los tejidos, en reposo, utilizan sólo unos 5 mililitros de los 20 ml de oxígeno que hay en cada 100 ml de sangre. De ahí la inutilidad de los “bares de oxígeno” en el que se administra a personas sanas aire enriquecido con oxígeno.

Antecedentes

En condiciones normales el estímulo nervioso que regula el ritmo respiratorio está ligado a la existencia de quimiorreceptores que son sensibles a la concentración de CO2, de iones hidrógeno y de oxígeno en el organismo. En el hombre los quimiorreceptores están localizados primordialmente en las grandes arterias del tórax y del cuello; la mayor parte se encuentran en los cuerpos carotídeos y aórtico. Es dudoso que estos quimiorreceptores sean esenciales para la regulación de la respiración en condiciones normales ya que en estas condiciones el ritmo respiratorio depende de la actividad de neuronas situadas en el sistema nervioso central en el bulbo y la protuberancia que son sensibles al dióxido de carbono y la concentración de hidrogeniones, sobre todo.

OBJETIVO DE LA TERAPIA

La finalidad de la oxigenoterapia es aumentar el aporte de oxígeno a los tejidos utilizando al máximo la capacidad de transporte de la hemoglobina. Para ello, la cantidad de oxígeno en el gas inspirado, debe ser tal que su presión parcial en el alvéolo alcance niveles suficientes para saturar completamente la hemoglobina. Es indispensable que el aporte ventilatorio se complemente con una concentración normal de hemoglobina y una conservación del gasto cardiaco y del flujo sanguíneo tisular. El efecto directo es aumentar la presión del oxígeno alveolar, que atrae consigo una disminución del trabajo respiratorio y del trabajo del miocardio, necesaria para mantener una presión arterial de oxígeno definida.[1]

Cuando con estas medidas no se consigue aumentar el aporte de oxígeno a los tejidos, se puede utilizar la oxigenoterapia hiperbárica, pues con esta modalidad terapéutica se consigue aumentar hasta 27 veces el transporte de oxígeno en sangre, pero en este caso el aumento es por el oxígeno directamente disuelto en el plasma.

Hipoxia celular

La hipoxia celular puede deberse a:

  • Disminución de la cantidad de oxígeno o de la presión parcial del oxígeno en el gas inspirado.
  • Disminución de la ventilación alveolar.
  • Alteración de la relación ventilación/perfusión.
  • Alteración de la transferencia gaseosa.
  • Aumento del shunt intrapulmonar.
  • Descenso del gasto cardíaco.
  • Shock.
  • Hipovolemia.
  • Disminución de la hemoglobina o alteración química de la molécula.

Indicaciones

La oxigenoterapia debe ser aplicada cuando existe disminución de la cantidad de oxígeno en la sangre, ya sea por insuficiencia respiratoria, insuficiencia circulatoria, anemia, atmósfera enrarecida con humos o gases, etc., pudiendo llevar a varias situaciones de hipoxia:

Hipoxia atmosférica

La oxigenoterapia es útil para corregir por completo la concentración baja de oxígeno en los gases inspirados y, por lo tanto, proporcionar una terapéutica 100% eficaz.

Hipoxia por hipo ventilación

En estas situaciones la oxigenoterapia puede ser muy beneficiosa, aumentando hasta en 5 veces el oxígeno disponible.

Hipoxia de difusión

Aquí la terapia con oxígeno puede aumentar la presión parcial de oxígeno en los pulmones desde un valor de 100 mm de Hg hasta 600 mm de Hg. Ello origina un gran incremento de gradiente de difusión entre alveolos y sangre; tal gradiente se eleva desde un valor normal de 60 mm de Hg hasta uno tan alto como de 560 mm de Hg, es decir, un aumento de casi el 800%. Este efecto es beneficioso en casos como el edema pulmonar, porque entonces el pulmón puede aumentar la captación de oxígeno.[2]

Hipoxia isquémica

Es llamada hipoxia por deficiencia circulatoria. En esta, la oxigenoterapia normobárica es menos útil pues el problema en este caso es una circulación sanguínea disminuida, no una falta de oxígeno. Sin embargo, con la oxigenoterapia la sangre normal puede aportar una pequeña cantidad de oxígeno extra a los tejidos porque aunque la hemoglobina estará saturada, el oxigeno disuelto depende de la presión parcial y aumentará (como mucho un 10% más). En estos casos y ante la evidencia de hipoxia local, debemos intentar la oxigenoterapia hiperbárica con la que se consigue aumentar hasta los 2000 mm de Hg ( respirando 100% oxígeno a 2.5 ATA) la presión parcial de oxígeno a expensas del oxígeno disuelto en el plasma ( Ley de Henry)

Oxígeno en enfermedades especiales

También en enfermedades de curso lento que determinan un estado de hipoxia tisular crónica, es decir, una oxigenación insuficiente de las células, cuya supervivencia garantiza, aunque en condiciones de sufrimiento metabólico. Esta condición se presenta en ciertas formas asmáticas, enfisematosas, bronquíticas o de descompensación cardiocirculatoria.

Como conocer el contenido de oxigeno en sangre

Se puede hacer de dos maneras:

La primera es utilizando una gasometría arterial que consiste en extraer sangre de la arteria y medir la concentración de oxígeno.

La segunda forma es la pulsioximetría que consiste en poner un pequeño aparato en el dedo del paciente que va calculando la saturación de oxígeno de la hemoglobina en los capilares. Es la más utilizada ya que su molestia es mínima para el paciente. En contrapartida la gasometría proporciona más información porque permite medir otros parámetros importantes de la función cardiorrespiratoria.

 

La gráfica muestra como varía la cantidad de oxígeno que hay disuelto y combinado en 100 ml de sangre normal (contenido de oxígeno) cuando se modifica la presión parcial de oxígeno. En condiciones normales la presión parcial de oxígeno en la sangre arterial es de unos 100 mmHg y en la sangre venosa mixta de unos 40 mm Hg. Cuando aumenta la presión parcial de oxígeno por encima de los valores arteriales normales, como con la oxigenoterapia, el contenido de oxígeno aumenta, sobre todo, a expensas del que circula disuelto ya que en la sangre arterial normal la hemoglobina está prácticamente saturada de oxígeno.

Dispositivos para la administración de oxígeno

Pacientes con respiración espontánea

  • Cánula Nasal
  • Mascarilla Simples
  • Mascarilla Venturi: Suministra una concentración exacta de oxígeno independientemente del patrón respiratorio del paciente. Puede producir en el paciente sensación de confinamiento, calor e inclusive irritar la piel. Impide al paciente comer y hablar. La concentración de oxígeno puede variar si no se ajusta adecuadamente la mascarilla, si se angulan los tubos conectores, si se bloquean los orificios de entrada de la mascarilla o si se aplica un flujo de oxígeno inferior al recomendado.
  • Mascarilla de respiración
  • Cámara hiperbárica
  • Cuna especial para neonatos

Pacientes con carencia de respiración espontánea

  • Bolsa de Resucitación Manual
  • Respirador Mecánico

Precauciones

La administración inadecuada del oxígeno, tanto en la modalidad como en la dosis (concentración y tiempo) puede ser contraproducente en ciertas enfermedades, en las que puede incluso empeorar su situación, como puede ocurrir en ciertos enfermos respiratorios crónicos en los que una inhalación excesiva de oxígeno, podría determinar una elevación de la concentración del gas en sangre que es capaz de inhibir el estímulo que procede de los receptores sensibles. Esto deprime el ritmo respiratorio incluso en presencia de una concentración elevada de CO2. A esta situación se le conoce como evento paradójico, en el que un pequeño aumento en la concentración de oxígeno en sangre puede conducir a una parada de la función respiratoria.

  1. 1.   Oxigenoterapia. Enciclopedia médica
  2. 2.   Insuficiencia pulmonar y fallo respiratorio. Autor: G. Filley. 1967

Sistema Respiratorio.

La respiración es un proceso involuntario y automático, en que se extrae el oxígeno del aire inspirado y se expulsan los gases de desecho con el aire espirado.

El aire se inhala por la nariz, donde se calienta y humedece. Luego, pasa a la faringe, sigue por la laringe y penetra en la tráquea. A la mitad de la altura del pecho, la tráquea se divide en dos bronquios que se dividen de nuevo, una y otra vez, en bronquios secundarios, terciarios y, finalmente, en unos 250.000 bronquiolos.

Al final de los bronquiolos se agrupan en racimos de alvéolos, pequeños sacos de aire, donde se realiza el intercambio de gases con la sangre.

 

Los pulmones contienen aproximadamente 300 millones de alvéolos, que desplegados ocuparían una superficie de 70 metros cuadrados, unas 40 veces la extensión de la piel.

La respiración cumple con dos fases sucesivas, efectuadas gracias a la acción muscular del diafragma y de los músculos intercostales, controlados todos por el centro respiratorio del bulbo raquídeo. En la inspiración, el diafragma se contrae y los músculos intercostales se elevan y ensanchan las costillas. La caja torácica gana volumen y penetra aire del exterior para llenar este espacio. Durante la espiración, el diafragma se relaja y las costillas descienden y se desplazan hacia el interior. La caja torácica disminuye su capacidad y los pulmones dejan escapar el aire hacia el exterior.

Proporciona el oxígeno que el cuerpo necesita y elimina el dióxido de carbono o gas carbónico que se produce en todas las células.

Consta de dos partes :
Vías respiratorias
Pulmones

 

Las Vías Respiratorias


Están formadas por la
boca y las fosas nasales, la faringe, la laringe, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos.

La laringe es el órgano donde se produce la voz, contiene las cuerdas vocales y una especie de tapón llamado epiglotis para que los alimentos no pasen por las vías respiratorias.

La tráquea es un tubo formado por unos veinte anillos cartilaginosos que la mantienen siempre abierta, se divide en dos ramas: los bronquios.

Los bronquios y los bronquiolos son las diversas ramificaciones del interior del pulmón, terminan en unos sacos llamadas pulmonares que tienen a su vez unas bolsas más pequeñas o vesículas pulmonares, están rodeadas de una multitud de capilares por donde pasa la sangre y al realizarse el intercambio gaseoso se carga de oxígeno y se libera de CO2.

Los pulmones son dos masas esponjosas de color rojizo, situadas en el tórax a ambos lados del corazón, el derecho tiene tres partes o lóbulos; el izquierdo tiene dos partes.

La pleura es una membrana de doble pared que rodea a los pulmones.

 Respiración Consiste en tomar oxígeno del aire y desprender el dióxido de carbono que se produce en las células.

Tienen tres fases:
1. Intercambio en los
pulmones.
2. El transporte de gases.
3. La respiración en las células y tejidos.

El Intercambio en los pulmones

El aire entra en los pulmones y sale de ellos mediante los movimientos respiratorios que son dos:
En la Inspiración el aire penetra en los pulmones porque estos se hinchan al aumentar el volumen de la
caja torácica. Lo cual es debido a que el diafragma desciende y las costillas se levantan.
En la Espiración el aire es arrojado al exterior ya que los pulmones se comprimen al disminuir de tamaño la
caja torácica, pues el diafragma y las costillas vuelven a su posición normal.

 

Respiramos unas 17 veces por minuto y cada vez introducimos en la respiración normal ½ litro de aire. El número de inspiraciones depende del ejercicio, de la edad etc. la capacidad pulmonar de una persona es de cinco litros. A la cantidad de aire que se pueda renovar en una inspiración forzada se llama capacidad vital; suele ser de 3,5 litros.

Cuando el aire llega a los alvéolos, parte del oxígeno que lleva atraviesa las finísimas paredes y pasa a los glóbulos rojos de la sangre. Y el dióxido de carbono que traía la sangre pasa al aire, así la sangre venenosa se convierte en sangre arterial esta operación se denomina hematosis.

Transporte de los gases

El oxígeno tomado en los alvéolos pulmonares es llevado por los glóbulos rojos de la sangre hasta el corazón y después distribuido por las arterias a todas las células del cuerpo.

El dióxido de carbono es recogido en parte por los glóbulos rojos y parte por el plasma y transportado por las venas cavas hasta el corazón y de allí es llevado a los pulmones para ser arrojado al exterior.

La Respiración de las células

Toman el oxígeno que les lleva la sangre y/o utilizan para quemar los alimentos que han absorbido, allí producen la energía que el cuerpo necesita y en especial el calor que mantiene la temperatura del cuerpo humano a unos 37 grados.

      

Producto: Equipo de Oxigeno Portátil en Mochila Básico

Descripción: Incluye un tanque tipo “D” de aluminio de 420 Lts. de capacidad. 1 regulador de 0 a 25 Lts. por minuto de flujo continuo, con dos salidas de presión positiva. 1 mascarilla de oxigeno 1 Mochila de Nylon.
Material: Aluminio
País de origen: U.S.A. / United States of America
El más adecuado para servicios médicos.

Principio del formulario

Código

Descripción:

Precio

Cantidad

EM-126

Incluye un tanque tipo “D” de aluminio de 420 Lts. de capacidad. 1 regulador de 0 a 25 Lts. por minuto de flujo continuo, 1 mascarilla de oxigeno 1 Mochila de Nylon.

Final del formulario

En Mexico estamos organizando unas

 sesiones informativas, para pacientes y cuidadores.

Estomaos invitando a un grupo conformado por:

  1. 1.   Un Neumólogo
  2. 2.   Un Dietista
  3. 3.   Un profesor de rehabilitación pulmonar
  4. 4.   Un psicólogo
  5. 5.   Un proveedor de concentradores de oxigeno y de equipos portátiles

avisaremos fecha, hora y día

alberto Cordova Cayeros

cordovaboss@yahoo.com.mx


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: